Arsenal

El punta arrastró a los defensas rivales cuando y como quiso y se marcó un partidazo, posiblemente el mejor desde su regreso. Costa fue una pesadilla para el Arsenal. Tanto que terminó fundido y solicitó el cambio.

En el minuto 83 fue sustituido por Fernando Torres con una ovación clamorosa desde las tribunas. El Metropolitano explotó de nuevo en ese momento. El Atlético aguantó hasta el final con garra e ímpetu. Hasta que el árbitro señaló el final. Entonces estalló la fiesta porque otra final está en el horizonte y el público lo celebró a lo grande.
Síntesis
Atlético de Madrid: Oblak; Thomas (Savic m. 92), Giménez, Godín, Lucas; Saúl, Gabi, Koke, Vitolo (Correa m. 74); Griezmann y Diego Costa (Fernando Torres m. 83).
Comprar Camisetas de Futbol Baratas Para Hombre, Mujer y Niños de todos los clubs y Selecciones Nacionales
Arsenal: Ospina; Bellerín, Mustafi, Koscielny (Chambers m. 11), Monreal; Xhaka, Ramsey, Wilshere (Mkhitaryan m. 69); Özil, Welbeck y Lacazette.

Gol: 1-0: m.48+: Diego Costa bate a Ospina dentro del área, tras un pase de Griezmann.

Árbitro: Gialucca Rocchi (Italia). Enseñó cartulina amarilla a Wilshere (m.42), Monreal (m. 59), Mustafi (m.78), Saúl (m.70) y Costa (m.78).

Incidencias: Partido de vuelta de las semifinales de la Liga Europa disputado en el estadio Wanda Metropolitano de Madrid ante 64.196 espectadores. Asistieron al partido, entre otros, desde el palco de autoridades, Alfonso Dastis, ministro de Asuntos Exteriores; Rafael Catalá, de Justicia; Juan Ignacio Zoilo, de Interior; José Ramón Lete, presidente del Consejo Superior de Deportes; David Aganzo, presidente de la AFE; Julen Lopetegui, seleccionador español de fútbol, y Rafael Nadal.
Encuentra las botas de futbol que mas se adapte a tus características
El equipo inglés salió decidido a lograr el empate. Subió sus líneas y comenzó a generar peligros. Intenta jugar a un solo toque y rematar desde cualquier parte. Oblak ha salvado al equipo español.
Estadisticas
Atlético no cambia sus costumbres. Siguió el plan sin desesperarse. Nuevo pelotazo, error en la defensa del Arsenal y Costa aprovecha un mal cierre de la defensa y una salida lenta de Ospina para poner el 1-0.
Atlético de Madrid ha variado las formas de ejecutar sus tiros libres directos y los tiros de esquina. Así le ha generado mucho peligro con remates que se han ido desviados.
Las combinaciones entre sus jugadores, llevar el balón de un lado al otro le están dando a Arsenal opciones de llegar con peligro. Lacazette tuvo así una oportunidad inmejorable, pero el francés nunca pateó.
El equipo inglés le devuelve la presión alta al Atlético. Subió sus líneas y presiona la banda derecha de su rival, por donde está Thomas. A esto le suma largas posesiones de balón.
Salió lesionado Laurent Koscielny, capitán del Arsenal. En su posición entró Chambers sin alterar el módulo táctico.
Atlético, sin brillar, hace una presión alta sobre los lanzadores de Arsenal para robar el balón arriba. Además, una vez se da el robo intentan pelotear y el juego en largo para sorprender a su rival. Fue así como Diego Costa quedó mano a mano con David Ospina errando su remate.
Atlético de Madrid dispone su típico 4-4-2 en la cancha. La variante táctica será la presencia de Thomas como lateral derecho. Quiere desde el inicio apropiarse del balón. Arsenal, por su parte pone una línea de volantes muy plobada.

Arsenal

El hispano-brasileño Diego Costa, seguramente en su mejor partido desde su vuelta al Atlético de Madrid, resolvió contra Arsenal (1-0) e impulsó a los suyos hacia la final de la Liga Europa, un hito histórico del club, que puede culminar el curso con un título.
El estadio Metropolitano se encendió con su equipo y vivió este jueves su primera noche mágica. Después de 27 partidos, el flamante recinto madrileño estalló, tal y como había solicitado el ‘Cholo’ Simeone en la previa, en apoyo de su equipo en un duelo tras el que el Atlético se clasificó a una nueva final europea, la undécima de su historia y la octava con el argentino como técnico.
Tenemos todas las camisetas de tus equipos y selecciones favoritas para adulto y niño
El combate respondió a lo esperado. Tenso, eléctrico y con un ambiente espectacular, pero con poco fútbol. A cara de perro entre dos equipos ansiosos por un anhelo. El Atlético, rabioso por el sufrimiento a que fue sometido en la ida en Londres, y el Arsenal, necesitado como nunca de un triunfo balsámico que le situara en el envite definitivo del 16 de mayo, en Lyon.

Pareció el Arsenal intimidado por el tremendo escenario del Metropolitano y tras unos primeros minutos de acoso rojiblanco, pero con el paso de los minutos el partido se fue pareciendo al de la ida. El Atlético, con Simeone fuera del banquillo por su expulsión en el Emirates, y con el clásico 4-4-2, sabía que era el Arsenal el que debía marcar para vislumbrar Lyon.

Por eso, decidió esperar, incluso, demasiado. Porque el Arsenal, otra vez endeble en defensa, se hizo con el centro del campo, parcela en la que Jack Wilshere y el gales Aaron Ramsey, con el suizo Granit Xhaka por detrás, filtraban balones con asiduidad a Mesut Ozil, Danny Welbeck y el francés Alexandre Lacazette, referencia en punta de los londinenses.

El Atlético, impetuoso y con sobredosis de adrenalina insuflada desde la grada, no quería el esférico. Sólo pretendía la velocidad al contragolpe, con el peligro constante de Diego Costa, la bestia negra del conjunto de Arsene Wenger. El hispano-brasileño tuvo su ocasión en el minuto 7, en una muestra de a debilidad defensiva del rival.

Costa se fue del francés Laurent Koscienly, lesionado y sustituido por Calum Chambers poco después, con gran facilidad, pero su disparo se marchó fuera. El Arsenal sufría cuando no tenía el cuero y generaba mucho peligro cuando lo poseía. Y lo tuvo mucho en el primer acto, en el que se hizo dueño de la sala de máquinas.
Camisetas de fútbol de selecciones nacionales del Mundial 2018, no te pierdas!
El lateral Héctor Bellerín fue un puñal por la banda derecha y el francés Lacazette una amenaza constante para los rojiblancos. Un disparo de Koke con la zurda desde una esquina de área que salió rozando el poste del colombiano David Ospina y otro posterior de Antoine Griezmann hicieron soñar al Atlético con el tanto, que llegó en el minuto 48.

Diego Costa, dentro del área, aprovechó una perfecta asistencia de Griezmann para hacer el 1-0 y provocar la explosión de la grada. Un gol que resolvía una primera parte mala, pero vibrante. El gol de Costa reafirmó al Atlético, que había sacado oro de su rácano juego en el primer tiempo, en su táctica.

Diego Simeone

Y es que sin haberlo buscado, el Atlético de Madrid construyó de nuevo un relato donde se siente cómodo. Para colmo, y sabiendo que 80 minutos de reduccionismo total no le bastarían, agarró la escena, la sacudió, y se permitió un tramo de presión y derroche en campo contrario. Todos los futbolistas se fueron al ataque, ninguno dudó y vivieron hasta el final de la primera parte en una igualdad en el terreno, sumando más pases, recuperando más arriba la pelota y disputando el juego más alejado de su principal sustento, un Jan Oblak que volvió a estar para todo.
Fue así como el Atlético se garantizó no caer en el Emirates, pues pudo plasmar en el césped que de su lado tiene a Oblak, Griezmann, un sentimiento renacido y una mentalidad competitiva intacta cuando toca llegar al límite, cuatro argumentos donde, sin matices, es superior al Arsenal inglés.
El Arsenal por varios tramos llegó hacerlo realmente bien. Solo que les faltó anotar y aveces le faltó algo de veneno arriba. 
Tienda de camisetas baratas de futbol, nuevas camisetas del mundial 2018.
Ahora, sé que soy pesado y aburrido con lo de la calidad de los futbolistas, pero es que ayer el Atletico en gran parte no pierde porque Oblak y Griezmann juegan en su equipo. Antoine tiene la calidad para no fallar, nadie en el Arsenal tiene eso, y Oblak para salvar. 

Sobre este ultimo, supongo que yo tendría que haber sido colchonero para comprender porque hinchas del Atleti dicen preferir a Courtois. Comprendo lo de la seguridad aerea y tal, pero es que a día de hoy en la elite, portero que no le haga milagros a su equipo, no se si decir restar, pero definitivamemte que será menos determinante.. 

Porque se dice mucho que esa buena colocación se lo hace más facil y evita que tenga que hacer esas paradas, cosa que discrepo. Tarde o temprano no va ser suficiente la academia y se va a necesitar “magia”. 
Encuentra zapatillas y botas de fútbol baratas:Magista, Mercurial superfly, Tiempo.
Esa ” magia” que tuvo Iker , y que hoy tienen Ter Stegen, De Gea y Jan Oblak.
El ataque posicional del Arsenal me pareció demasiado pobre y falto de recursos como para aprovechar la ventaja de la inferioridad numérica del Atleti. El único plan era cargar el punto de penalti con centros laterales pisando línea de fondo previamente para después encontrar en el área a Lacazette. El francés es muy buen rematador de cabeza, es un caso parecido al de Kevin Keegan en cuanto a estatura y potencia en el salto, pero fiarlo todo al centro lateral cuando los de Simeone protegen el área con Oblak y Godin me parece muy rudimentario e ineficaz. El ex del Villarreal cuajó un partidazo anoche que recordaba al mejor Piqué. El central culé suele mostrar su mejor versión cuando su equipo sufre y él tiene que defender el área para que no se caiga el sistema defensivo. Fue más o menos parecido. 
Lo de Thomas de lateral derecho invita al optimismo, qué bien anticipó delante de Welbeck y qué bien presionó cuando el Atlético se estiró en los minutos finales de la primera parte. Respecto a Oblak, su partido fue increíble. El paradón a Ramsey es mágico.

El motivo de su sufrimiento

Diego Pablo Simeone se inventó un nuevo eslogan para la última campaña publicitaria de su Atlético de Madrid en su visita al Emirates Stadium. Después de que a los pocos minutos del comienzo de la semifinal de la Europa League ante el Arsenal Sime Vrsaljko fuera expulsado, sus diez jugadores se miraron para vencer en un abismo reconocido por algunos de ellos, los que menos dudaron de lo aprendido en todos estos años. Fruto de las circunstancias y aprovechando la coyuntura para competir, el técnico argentino habló por sus semejantes para poner en palabras lo que significa, todavía y siempre, su proyecto: “Este equipo está entrenado para sufrir”. Y así se lo hemos contado, le faltó decir.
La segunda amarilla del lateral croata, como no podía ser de otra manera, marcó todo el contexto emocional y futbolístico de este primer duelo entre rojiblancos y gunners. Hasta ese momento, dentro de los compases en los que tratan de asentarse los roles, los de Simeone comenzaban a dibujar un 4-4-2 en el que Thomas y Saúl parecían moverse más veces de las que se quedaban quietos. Y el plan del Arsenal era meridiano. Con Xhaka y Wilshere abajo, atrayendo la atención de los pivotes madrileños, Welbeck, Ramsey y Özil distraían desde diferentes zonas a la espalda de la medular colchonera. Tienda de camisetas de las Selecciones para el Mundial 2018, de alta calidad y al mejor precio.
Dando todo el espacio a los laterales, Monreal y Bellerin, los de Wenger mostraban su inequívoca naturaleza ofensiva, muy ofensiva, para embotellar y combinar muy juntos y muy arriba, con el centro al área o la pared como recursos más utilizados. El caso es que el Atlético se quedó en inferioridad numérica y se acabaron los espacios a espaldas de ninguna línea; todos fueron apareciendo por delante de los medios colchoneros y en los costados. El Arsenal acumularía un altísimo porcentaje de posesión de balón, una casi garantizada segunda jugada tras cada acometida y mucho tiempo para abrir la lata.
Además, el Atlético se activó para que no surgieran dudas de que se prepararía para resistir. A nivel posicional, sus dos mejores jugadores con balón, los que mejor conectan y juntan a los suyos para transitar, Antoine Griezmann y Thomas Partey, quedaron relegados a zonas exteriores. El ghanés se situó en el lateral derecho y el francés en el costado opuesto de las barricadas rojiblancas. El Arsenal, por su parte, debía manejar un nuevo escenario en el que la superioridad numérica se tradujera en el marcador, una relación que lo convertía en favorito. El Arsenal, sí o sí, estaba obligado a sacar clara ventaja en su ataque posicional.
Camisetas y equipaciones de la La Ligue 1 francesa: Paris Saint Germain, AS Mónaco, Marseille.
Y ahí comenzaron a sacarse lecturas. La primera es que el Atlético fue quien supo extraer todo el zumo a semejante adversidad. De donde quizás no había, en la cercanía con lo extremo, se fue apoyando en un sentimiento que ha recorrido su crecimiento como equipo y su espíritu como proyecto, aquel por el que en cada cruce de eliminatoria europea, ante un equipo superior, necesitaba sentirse inferior para bregar en cada lance. No es de extrañar que Diego Godín completara un partido en los que disfruta más que nadie, el partido en el que menos dudas tuvo de sí mismo en toda la temporada. Había recuperado el cómo.