El deporte, la discriminación de la mujer y la huelga del 8M

La discriminación de la mujer en el deporte en España es más que evidente. Sobre todo en uno de los más mediáticos: el fútbol. Aquí da igual de qué equipo seas o quién sea tu ídolo. Si eres aficionado al fútbol, probablemente lo seas del fútbol masculino. Entono también el mea culpa. Y, como periodista que soy, veo que se fomenta mucho más la afición al deporte masculino que al femenino. En los medios de comunicación echamos muchas veces los trapos sucios a la audiencia, pero… ¿no será cuestión de educación, de una sociedad machista?
Dejando en el aire la respuesta a esa pregunta… hoy, del Día Internacional de la Mujer, precisamente como mujer quiero dedicar un post a recordar y reivindicar el papel que el género femenino ejerce en el ámbito deportivo. Se me vienen a la cabeza muchos nombres de mujeres que han puesto a España en lo más alto. Garbiñe Muguruza, Mireia Belmonte, Carolina Marín, Ruth Beitia, Lydia Valentín (mi paisana), Arantxa Sánchez Vicario… Todas ellas en deportes individuales. Y otras muchas, aunque menos, en deportes colectivos: Ona Carbonell, Verónica Cuadrado, Alba Torrens, Gemma Mengual, Amaya Valdemoro… En futbol conocemos a Vero Boquete y a alguna más que ha triunfado o sigue haciéndolo con la selección española y sus respectivos equipos. Pero pocos pueden nombrar de carrerilla el once titular del nacional femenino, que ayer ganó a Italia y se alzó con la Copa de Chipre.
Descubre las camisetas de Fútbol de las selecciones del mundial 2018,llevatelas al mejor precio
Sé que me dejo a muchas en el tintero y no es porque no quiera nombrarlas. Pero el objetivo de esta publicación no es citar una por una a todas las que ya están reconocidas. Sino hacer ver que hay otras miles de deportistas (la mayoría) a las que no se les reconocerle su trabajo de la misma manera que se hace con los hombres. Otro ejemplo es lo que pasa con los entrenadores, puesto ocupado mayoritariamente por hombres y en el que Anna Montañana ha conseguido hacerse un hueco. Me dan igual las explicaciones y las excusas porque trabajan igual de bien o mejor que ellos. De eso estoy segura.
 Alicia Fernández, jugadora internacional de balonmano: “Nuestro género no determina de qué somos capaces. Nosotras también valemos”
Mucho se ha hablado ya también de las cláusulas antiembarazo (sobre todo en balonmano y baloncesto). Existen, aunque ninguna de ellas quiera reconocerlo por miedo a represalias. Otra queja: para las mujeres el deporte es más un hobby que un trabajo. Y es que aparte tienen que buscarse otro para sobrevivir aunque sean deportistas de equipos de primera categoría e incluso internacionales.
Encuentra camisetas y equipaciones de la Liga: Real Madrid, Barcelona, Atletico de Madrid, Valencia, Sevilla.
Esta es una cuestión, sobre todo, en la que influye la Ley del Deporte machista que se realizó en 1990 y que no se ha actualizado. En ninguno de sus artículos ni apartados se hace relación específica a la mujer como deportista por mínima que sea. Como si no valieran para ello. Y, para colmo, en el ámbito laboral del deporte no se ha cumplido la Ley de Igualdad donde se especifica su derecho a tener contrato, de ejercer su profesión dentro de una liga profesional, tener un convenio colectivo, la regulación de un salario mínimo, entre otras muchas cosas.